Ciudadanía

Convertirse en ciudadano de los Estados Unidos es, por lo general, el acto de renunciar a la ciudadanía de un país extranjero y jurar lealtad a los Estados Unidos. Una vez que se le conceda la ciudadanía estadounidense, no podrá ser despojado de ella, excepto en circunstancias extremadamente raras.

Como residente permanente, tendrá la mayor parte de los derechos de los ciudadanos estadounidenses. Sin embargo, la ciudadanía estadounidense ofrece muchos derechos y privilegios adicionales. Como ciudadano de los Estados Unidos puede votar, ejercer de jurado, viajar con pasaporte estadounidense, traer a su familia a los EE.UU., obtener la ciudadanía para sus hijos menores de 18 años, solicitar puestos de trabajo federales, convertirse en funcionario electo, conservar el derecho a permanecer en los EE.UU. y optar a subvenciones y becas federales. Además, muchas condenas criminales dan como resultado un proceso de deportación al presentarse contra un residente legal permanente, quien podría no tener ninguna opción de alivio para la remoción. Como los ciudadanos estadounidenses no pueden ser deportados, la ciudadanía estadounidense puede protegerlo en caso de ser condenado por casi cualquier crimen.

Estamos aqui para ayudar

Estamos comprometidos a proporcionar a nuestros clientes con los mejores servicios legales personalizados. Programar una consulta para discutir sus necesidades específicas y aprender más acerca de sus opciones de inmigración .